Nuestro aceite: Royal, Picual, Arbequina y Hojiblanca

La experiencia de saborear la esencia del olivo.


Cada aceite de oliva virgen extra envasado por Hacienda Vadolivo en sus diferentes variantes posee un sello de calidad. Nuestras variedades son un manjar donde los 5 sentidos se activan y el cuerpo experimenta una sensación única. Algo que se consigue con el trabajo constante, mimo y pasión junto a una esmerada selección del mejor aceite en cada campaña en función del momento óptimo de recolección.

Nos caracterizamos por elegir sólo la mejor materia prima y gracias a ello contamos con la total seguridad de ofrecer al consumidor la mejor calidad en nuestras diferentes variedades.


 

nuestrosaceites

royalaceite

Nuestro aceite royal

Nuestro aceite royal se extrae de una variedad autóctona de la Comarca de la Sierra de Cazorla, la única variedad Royal del mundo que cuenta con Denominación de Origen Protegida. Su aroma dulce, frutado intenso con matices verdes a tomate, plátano, hierba y alloza junto a su sabor suave y ligero, sin amargor y nada agresivo al paladar deja matices de cierto dulzor que se combinan con notas de almendra madura y vainilla haciendo de este aceite un producto excepcional que supera lo más altos estándares de calidad. Un producto que se ha ganado el ser una de las variedades de mayor valor dentro de nuestro amplio catálogo.

El aceite royal se caracteriza por provenir de un tipo de aceituna, la royal de Cazorla, con muy poco rendimiento, pero de gran calidad y valor.

El aceite de oliva virgen extra de la variedad Royal de Cazorla es uno de esos privilegios minoritarios debido a la escasa producción de este tipo de aceituna que, gracias al esfuerzo de sus productores, entre ellos Hacienda Vadolivo, está esquivando la extinción hacia la que el mercado la empujaría de forma natural.

Nuestro aceite picual

Nuestro aceite picual está cargado de fuerza y personalidad. Su alto contenido en ácido oleico lo dota de unas características especiales que le aportan matices sensoriales muy definidos. Esto logra hacerlo fácilmente identificable en el conjunto de los monovarietales.

Fuente de salud y energía, nuestro aceite picual cuenta con la Denominación de Origen Protegida “Sierra de Cazorla”. El entorno y la variedad picual que se encuentra en nuestros olivares aportan un sabor de una intensidad media en amargo y picante único y muy equilibrado. Una balanza donde estas dos sensaciones del paladar propias de la variedad picual se unen a la perfección. Notas vegetales que presentan un intenso sabor afrutado y a hierba verde y madera fresca, ligero olor a alloza, manzana e higuera engloban la experiencia de nuestro aceite picual de calidad excepcional.

aceitepicual

arbequinaacite

Nuestro aceite arbequina

Pero si lo que buscas es un aceite de oliva virgen extra que te haga viajar a lugares exóticos y sensoriales lo encontrarás en nuestro aceite arbequina. Este aceite se caracteriza por presentar un aroma limpio de hoja y hierba. Aceites frescos y jóvenes que por su composición son algo más delicados que otras variedades.

Suavidad y equilibrio se trasladan a este aceite arbequina cuyo olor te recordará a la alcachofa fresca y cuyo sabor te trasladará a una huerta tradicional. Prueba y experimenta el sabor afrutado con cierto aroma exótico de nuestros aceites arbequina bajo un sello de garantía de calidad. Matices a plátano y avellana acompañados de cierta suavidad y dulzura harán que no olvides y distingas a nuestro aceite arbequina sobre el resto.

Nuestro aceite hojiblanca

Su área de influencia se extiende por Andalucía. Puede suponer el 16 % del olivar andaluz. También se la conoce en Andalucía bajo el nombre de Lucentino, por los reflejos metalizados que tienen sus hojas cuando les da el sol. Las aceitunas hojiblancas sirven tanto para aceitunas de mesa negra por la firme textura de su pulpa, como para la producción de aceite.
La maduración de sus frutos es algo tardía, desde finales de noviembre a finales de diciembre y una vez maduro el fruto presenta resistencia al desprendimiento, con lo que su recolección es dificultosa. Su rendimiento en aceite es bajo, con una media entre 17-19%.
Presenta una composición de ácidos grasos muy equilibrada con ácidos saturados relativamente más bajos que en el resto de los aceites de otras variedades. La estabilidad ante la oxidación no es elevada y se recomienda mantener estos aceites al amparo de la luz y sin excesiva oxigenación durante el almacenamiento.
Desde el punto de vista organoléptico, presentan una inmensa gama de sabores, aunque predominan los vegetales. Son valores comunes los atributos de dulzura al inicio de la cata, frutado de hierba fresca en el aroma, ligero amargor a fruta verde y otras frutas que a veces recuerdan a una macedonia, ligero picante en garganta y regusto final almendrado.

Baltasar López Cuadra